CUENTOS FANTÁSTICOS

Mis cuentos son reales, comienzan en su sitio determinado y les pasa a gente como nosotros. En un momento hay la invasión de lo fantástico. Yo la sufro, y el cuento funciona entonces como catarsis. Creo haberme librado de algunas neurosis escribiendo algunos cuentos fantásticos.

JULIO CORTÁZAR

En los ojos de una gata

“Negra, viene una vaina jodida. Ábreme”. Lo que no sabía es que ya habían pasado varios años desde la pandemia y él ni cuenta se había dado, había estado tanto tiempo inmerso en su borrachera que no pudo despedirse de la negra y su hija mientras ambas partían de este mundo víctimas de un virus que él ni siquiera recordaba…

Continúa leyendo

Polinización

Ella siempre soñó con ser pétalo, ocupar una posición clave en la constitución de una flor, estaba dispuesta a renunciar a una existencia humana que tan pocas satisfacciones le había dado. Le habían recomendado a un hombre milagroso, el último gurú que hacía estragos en las redes sociales, tenía más seguidores que el otro, ese que le ocasionó un intenso dolor de barriga con la pócima de extractos florales…

Continúa leyendo

Regalos que matan

En la madrugada comenzó la lluvia de colmillos. Cuando veintinueve días después la lluvia por fin cesó, el conteo de sobrevivientes se llevó a cabo muy rápidamente. No había mucho que contar…

Continúa leyendo

Se compra oro

Lo vio parar la moto en la esquina. El Armstrong se había ido por su cuenta, como siempre. Traía de parrillera a una carajita blanca con lentes oscuros. No sabía de dónde sacaba a esas ilusas o qué les prometía, la naturaleza lo había dotado con buen físico, los aros y los tatuajes terminaban de hacer el resto…

Continúa leyendo

El desayuno perfecto

No eran sus gemidos los que habían disminuido, sino la frecuencia con que él la buscaba y por más que se esforzaba era él quien parecía haberse olvidado de mirarla, y anoche donde Sonia, cuando todos se habían ido, él le dijo que no volvería…

Continúa leyendo

El cazador

Soñaba yo con un cazador, era un sueño heredado de mi padre, de mi abuelo, un sueño que remontaba nuestro linaje masculino, donde un hombre armado deseaba arrebatarnos la vida. Las osas no lo tenían, yo lo tuve desde osezno…

Continúa leyendo

Cuando las paredes queden libres

Adán bajó los escalones de prisa, sintiéndose invadido por una urgencia que lo conducía sin remedio hacia Eva. Siempre Eva… y aquella indiferencia de sus ojos cuando estaban juntos, aquel negarse a sentir las manos de él sobre su piel. Ella rehusaba ser tocada y a él se le iban las horas inmerso en el deseo de tocarla. Aquel aroma, tan de ella, lo embriagaba…

Continúa leyendo

Soñando con Scrooge

Más de un siglo después de la muerte de Dickens, se encontró traspapelada entre sus archivos personales una carta en la cual describía un sueño relacionado con el origen de Canción de Navidad. La carta, cuyos albaceas decidieron mantener en secreto, comienza con estas palabras:

Continúa leyendo

JEVA

El árbol más grande de la Plaza Miranda estaba poblado por cientos de mujercitas con alas multicolores. De las alcantarillas brotaban los trasgos que se divertían abriendo los bolsos de los transeúntes. Un ogro encorvado, con cabeza de cerdo y patas cuadradas, viajaba en el techo de una buseta. Geniecillos de todas las formas y colores alborotaban la mercancía de los buhoneros, algunos halaban el cabello a los niños haciéndolos llorar. Un duende con patas de cabra zapateaba sobre la cabeza del Generalísimo…

Continúa leyendo
A %d blogueros les gusta esto: