JEVA

El árbol más grande de la Plaza Miranda estaba poblado por cientos de mujercitas con alas multicolores. De las alcantarillas brotaban los trasgos que se divertían abriendo los bolsos de los transeúntes. Un ogro encorvado, con cabeza de cerdo y patas cuadradas, viajaba en el techo de una buseta. Geniecillos de todas las formas y colores alborotaban la mercancía de los buhoneros, algunos halaban el cabello a los niños haciéndolos llorar. Un duende con patas de cabra zapateaba sobre la cabeza del Generalísimo…

Bajo el colchón

Ahora mismo atravesamos por una pandemia mundial que nos ha obligado a recluirnos en nuestras casas, es como si el planeta necesitara un descanso de nosotros. No sé si lograremos superarlo, unos dicen que sí, pero también puede que vaya in crescendo, de hecho ya se nos ha salido de las manos y siento, al igual que todos, que de ahora en adelante ya nada volverá a ser lo mismo…